sábado, 14 de abril de 2012

Durante el Concierto

Aquella tardenoche, durante el concierto, ella debía de estar ahí, si no me mintió cuando me lo dijo, apenas estaría a unos metros de mí. Cantaría y aclamaría a aquel viejo y oxidado cantautor tan alto como yo, con las manos levantadas y apuntando al cielo. Ella estaba allí, de pie, apenas a unos pocos pasos de mí.

Y yo, aún, no tenía ni un lejano ápice de esperanza en su existencia.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar